Skip to main content

7 trucos para prevenir lesiones en el pádel

Durante estos últimos años el pádel se ha popularizado de tal manera que ha llegado a convertirse en uno de los deportes más practicados por la gente a lo largo y ancho del país, según los datos facilitados por la Federación Española de Pádel.

El éxito del pádel se sustenta en varios pilares: no es necesaria una gran condición física, su aprendizaje es relativamente sencillo, no requiere una gran inversión y se trata de una actividad con un componente social bastante alto.

Como en cualquier otro deporte que practiques es necesario conocer y valorar los riesgos que implica el pádel para poder evitarlos en la medida de lo posible. Para ello, la Fundación MAPFRE ha realizado un estudio con el fin de analizar las causas más comunes que provocan las lesiones y cómo pueden prevenirse.

La mayoría de las lesiones que se producen en este deporte son consecuencia directa del alto número de movimientos que implica este juego. Las lesiones más frecuentes entre los jugadores son: epicondelitis o codo de tenista, esguince de rodilla y tobillo, contracturas musculares, tendinitis, lumbalgias y rotura del tendón de Aquiles.

Esguince de tobillo

Rotura de fibras. La pedrada en el gemelo

Lesiones: el perfil del jugador 

A grandes rasgos, el estudio señala que el perfil de jugador más propenso a sufrir lesiones en las piernas es un hombre con algo de sobrepeso, que juega en una pista de césped artificial y lleva practicando pádel más de un lustro. En el otro extremo están las mujeres, cuyas lesiones se producen con menos frecuencia y generalmente en el hombro.

El estudio señala que el alto número de lesiones que se dan en el pádel responde a una deficiente condición física del jugador y a las imprudencias. El hecho de considerar equivocadamente el pádel más como un juego que como un deporte es el principal desencadenante de numerosas lesiones, debido a que no se calienta ni se realizan ejercicios de estiramientos el tiempo necesario.

Jugar a pádel de forma regular u ocasional, al igual que cualquier otra disciplina deportiva, tiene una serie de beneficios para tu salud siempre y cuando no te lesiones. Por esta razón, a continuación te ofrecemos una serie de consejos para minimizar en la medida de lo posible el riesgo de padecer una lesión mientras practicas este deporte.

  • Antes de saltar a la pista y dar tus primeros golpes con la pala, sería conveniente realizar un chequeo médico básico para comprobar que tu estado de salud es el adecuado.
  • Previamente a comenzar a jugar, resulta de vital importancia dedicar el tiempo suficiente para realizar el pertinente calentamiento y ejercicios de estiramientos de los principales grupos musculares y articulaciones. A la conclusión del partido también estiraremos durante 5 o 10 minutos para facilitar la recuperación.
  • Contar con el material apropiado también es de suma importancia para prevenir lesiones: una pala acorde a tus necesidades del juego, unas zapatillas específicas de pádel y un bote con pelotas nuevas es lo básico.
  • Durante la semana es recomendable que realices un par de días ejercicios preventivos con el fin de evitar lesiones el día del partido.
  • Tener una buena técnica contribuye a minimizar el riesgo de sufrir lesiones. Si estás comenzando a jugar a pádel sería conveniente invertir algo de dinero para recibir unas clases de apoyo que te ayuden a dominar de forma básica los golpes más frecuentes de este deporte.
  • No juegues partidos de más de dos horas. Si incumples esto, la probabilidad de lesionarte será mayor. Por otra parte, evita jugar sobre hierba artificial con mucho desgaste.
  • La hidratación durante los partidos es otro de los puntos clave que debes tener en cuenta. Un músculo poco hidratado está más expuesto a padecer lesiones.
0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito esta vacíoRegresar a la tienda