5 beneficios de caminar descalzo por la playa

Caminar descalzo por la arena de la playa aporta muchos beneficios para la salud, ya que activa el sistema circulatorio, siendo mejor para las personas con varices, hinchazón de tobillos o los edemas en las piernas. 

Además, la sal y la arena actúan como exfoliante natural

Es considerado un ejercicio agradable, disfrutando del oleaje del mar y del cielo. Y permite perder muchas calorías sin que apenas nos demos cuenta, en concreto, un 50% más de lo habitual. De hecho, es muy posible que ni sudemos.

Hay que tener en cuenta que los músculos y tendones trabajan más para adaptarse a la arena de la playa, que al mismo tiempo actúa como un cojín natural.

Cinco beneficios de caminar por la playa

1. Quema más calorías

Para andar por la superficie blanda de la arena se usa más energía. Esto se traduce en que se pueden quemar hasta un 50% más de calorías.

2. Fortalece los músculos

El esfuerzo físico adicional que implica levantar el pie de la arena fortalece los músculos, las articulaciones y los tendones de pies y tobillos.

3. Menos riesgo de lesiones

Caminar por la playa resulta más fácil para las articulaciones y esto previene lesiones y ayuda a aumentar la fuerza. Eso sí, como ya habremos notado, se hace difícil poder caminar descalzos sobre la arena de la playa en días con temperaturas muy altas, puesto que la arena acostumbra a estar demasiado caliente.

4. Mejora el estado de ánimo

Las actividades al aire libre junto al mar, relajan y mejoran nuestra salud mental y autoestima. Podemos escuchar el oleaje, la música del mar, su melodía, y podemos disfrutar del horizonte. Por eso, es aún más recomendable caminar sobre la arena de la playa al amanecer y en la puesta del sol, cuando el cielo acostumbra a ser más espectacular a nivel de color. Además, son horas en las que la playa está menos concurrida. Por la noche, también es aconsejable y relajante andar por la arena.

5. Fortalece los huesos

La exposición al sol favorece la absorción de vitamina D, responsable de que el cuerpo absorba el calcio, lo que contribuye a que nuestros huesos y dientes se mantengan sanos y fuertes. Eso sí, en los meses de más calor, en verano, hay que prevenir insolaciones y proteger la piel si decidimos dar una caminata por la playa en esas horas que pica más el sol. Por eso, siempre es aconsejable caminar a primera hora del día o al atardecer o anochecer, cuando los rayos del sol están más atenuados.

@ Copyright Ortopedia Gironell 2020 | Aviso legal | Política de privacidad | Política de Cookies | Design by IndianWebs 

0
    0
    Tu Carrito
    Tu carrito esta vacíoRegresar a la tienda